domingo, 7 de marzo de 2010

& fuiste tu, la que sin importante me tiraste al mar, & jamás preguntaste si sabía nadar, & solo naufragando pude continuar, pidiendo un salvavidas que venga a buscar a un hombre que se muere sin tener razón, que su único pecado fue brindar amor, que su único tesoro fue su corazón !

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.